RIF, cómo pagan y salen del régimen


15 de Enero 2020

Mediante diversos estímulos fiscales se minimiza la carga fiscal de las personas físicas que tributan en él, por lo que se deben aplicar en su totalidad

El Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) es una buena opción para el cumplimiento las obligaciones fiscales de las personas físicas que desarrollan actividades empresariales, y cuyos ingresos en el ejercicio no superan los $2,000,000,00, pues prevé diversas facilidades para llevar su contabilidad, presentar declaraciones, así como una reducción del ISR, IVA e IESPS hasta por 10 años.

Pueden tributar en el RIF las personas físicas que realicen únicamente actividades empresariales, enajenen bienes o presten servicios por los que no se requiera para su realización de un título profesional, y que sus ingresos en el ejercicio inmediato anterior no hubiesen excedido de $2,000,000,00.

De conformidad con la regla 3.13.23. de la RMISC 2020, no se consideran para el límite de ingresos, los percibidos por concepto de:

  • enajenación de la casa–habitación del contribuyente
  • donativos que se encuentren exentos
  • pagos por terminación de una relación laboral
  • herencia de bienes
  • donación de bienes
  • enajenación de bonos, de valores y de otros títulos de crédito, que se consideren intereses en los términos del numeral 8o. de la LISR
  • adquisición por prescripción
  • premios
  • intereses moratorios
  • Pindemnizaciones por perjuicios cláusulas penales o convencionales, y
  • planes personales de retiro o de la subcuenta de aportaciones voluntarias que se hubiesen realizado en términos del numeral 151, fracción V de la LISR, sin que el contribuyente se encuentre en los supuestos de invalidez o incapacidad para efectuar un trabajo remunerado, de conformidad con las leyes de seguridad social, o sin haber llegado a la edad de 65 años

Asimismo, pueden obtener ingresos por salarios o asimilados, arrendamiento de inmuebles o intereses, sin perder el derecho a tributar en el RIF por sus actividades empresariales, siempre que el total de los ingresos en su conjunto, no excedan del tope de los $2,000,000.00 (art. 111, LISR).

En este caso, deben cumplirse de forma independiente con las obligaciones fiscales de cada tipo de ingreso conforme a la LIVA (regla 3.13.11, RMISC 2020).

Por disposición expresa del precepto 111, cuarto párrafo de la LISR, no pueden tributar en el RIF:

  • socios, accionistas o integrantes de personas morales o que se consideren como parte relacionada o con vinculación, según el numeral 90 de la LISR. No hay vinculación entre cónyuges o personas con quienes se tenga relación de parentesco en lo términos de la legislación civil, siempre que no exista un vínculo comercial o influencia de negocio derivada en algún beneficio económico
  • quienes lleven a cabo actividades relacionadas con bienes raíces, capitales inmobiliarios, negocios inmobiliarios o actividades financieras
  • cuando se obtengan ingresos por concepto de comisión, mediación, agencia, representación, correduría, consignación y distribución
  • perciban ingresos por espectáculos públicos y franquiciatarios los que realicen actividades a través de fideicomisos o asociación en participación