Subcontratación 2020 y retención del 6% de IVA


15 de Enero 2020

Estas medidas del fisco no buscan erradicar la figura de subcontratación laboral, más bien esto permitirá la recaudación de una parte del impuesto de forma directa de la operación

La subcontratación laboral es una figura que le ha dado dolor de cabeza al SAT, toda vez que algunos causantes la utilizaron como una estrategia fiscal para evadir impuestos. A raíz de esto las autoridades han implementado ciertas acciones, para evitar esta mala praxis, que van desde modificaciones a determinados ordenamientos legales hasta la implementación del uso de un aplicativo.

Esta figura en esencia está regulada por la LFT, que prevé en su artículo 15-A que es el trabajo por medio del cual un patrón denominado contratista ejecuta obras o presta servicios con sus trabajadores bajo su dependencia, a favor de un contratante. Este tipo de trabajo, deberá cumplir con las siguientes condiciones:

  • no abarcar la totalidad de las actividades, iguales o similares en su totalidad, que se desarrollen en el centro de trabajo
  • deberá justificarse por su carácter especializado
  • no comprender tareas iguales o similares a las que realizan el resto de los trabajadores al servicio del contratante

La consecuencia de no observarse estas condiciones, es que el contratante se considere patrón para todos los efectos.

Bajo el concepto previsto en la LFT se destaca que los trabajadores son de la empresa contratista y deberán efectuar las tareas encomendadas por la misma en favor de la contratante, asimismo la empresa contratante debe supervisar el desarrollo de los servicios prestados.

Bienvenida la retención por el Ejecutivo

En materia de subcontratación fueron varias las amenazas realizadas por los legisladores, ya que proponían diversas reformas para permitir la deducibilidad de los gastos de subcontratación; la mayoría coincidía en establecer una retención de IVA para la prestación de estos servicios, incluso la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) se sumó a esta causa, con el objetivo de desmotivar a los contribuyentes que aprovechaban esta práctica para obtener un beneficio fiscal.

Y como versa el dicho popular, si el río suena es por que agua lleva, toda vez que el paquete económico para el ejercicio fiscal 2020, regula la retención del IVA en un 6 %.

La exposición de motivos de esta modificación, se hace referencia a los siguientes puntos:

  • desde 2017 se impusieron medidas para la deducción de operaciones de subcontratación
  • se pretende inhibir prácticas de evasión fiscal y fortalecer el control de obligaciones de los contribuyentes por parte de las autoridades fiscales ante las diferentes conductas que se han detectado en el uso de la figura de la subcontratación
  • para facilitar el cumplimiento el SAT diseño un aplicativo informativo el cual no funcionó correctamente

La adecuación radica en establecer la obligación de los contribuyentes contratantes de los servicios de subcontratación laboral en términos de la legislación laboral de calcular, retener y enterar, ante el fisco el IVA del 6 % causado por dichas operaciones. Esto con la finalidad de asegurar una parte del pago del impuesto.

Respecto al impuesto retenido y enterado será procedente el acreditamiento trasladado al contratante, toda vez que conforme a la mecánica establecida en la citada ley, primero debe efectuarse el entero de la retención y posteriormente llevar a cabo su acreditamiento, de conformidad con la fracción IV del numeral 5o. de la LIVA.

A diferencia de la propuesta en la que participó la Prodecon, en esta no se considera una retención de ISR; sin embargo se propusó establecer dentro de los requisitos de las deducciones que solo procedieran cuando el contribuyente cumpliera con la obligación de efectuar la retención y entero de los impuestos a cargo de terceros.

La retención se efectuará de la siguiente forma: