Repatriación de Capitales


20 de Septiembre de 2017

El programa repatriación de capitales por las inversiones mantenidas en el extranjero hasta el 31 de diciembre de 2016, es una facilidad fiscal para personas físicas y morales que promueve el regreso de los recursos a México, con la finalidad de que se inviertan en actividades benéficas para nuestro país; para ello, se ofrece una tasa reducida de ISR del 8% sobre el monto de los recursos que se retornen.

Para obtener el beneficio con la tasa reducida de ISR al 8%, el capital retornado deberá destinarse a inversiones productivas, tales como:

  • Adquisición de bienes de activo fijo.
  • Adquisición de terrenos y construcciones.
  • Inversión en investigación y desarrollo de tecnología y exclusivamente a la ejecución de proyectos propios del contribuyente que se encuentren dirigidos al desarrollo de productos, materiales o procesos de producción para la investigación y desarrollo de tecnología.
  • Pago de pasivos contraídos con partes independientes con anterioridad a la entrada en vigor de este programa, siempre y cuando se realicen por medio de instituciones de crédito o casas de bolsa constituidas conforme a la legislación mexicana.
  • Pago de pasivos relacionados a contribuciones o aprovechamientos, así como pago de sueldos y salarios derivados de la prestación de un servicio personal subordinado en territorio nacional.
  • Inversiones en México a través de instituciones de crédito o en casas de bolsa, constituidas conforme a las leyes mexicanas.

El ISR que se calcule en el retorno de capitales deberá pagarse dentro de los 15 días naturales siguientes a la fecha en que se realizó el retorno de los recursos.

La fecha límite para aprovechar este beneficio es hasta el 19 de octubre 2017.

Es importante tomar en cuenta que aquellos contribuyentes que tienen capital en el extranjero del cual en su momento pagaron ISR, solo deben acreditar ese pago y el monto del 8% del ISR a que se refiere el Decreto, solo aplicará por el capital del cual no se haya cubierto el impuesto.

Ejemplo:

Si las inversiones son por un plazo mayor a 5 o 10 años, sin que se hayan pagado los impuestos por los rendimientos correspondientes, los contribuyentes podrán tomar como fecha en que se llevó la inversión, el 1 de enero del quinto o del décimo ejercicio inmediato anterior a aquél en el que se retorna la inversión, considerando para ello los supuestos previstos en el artículo 67 del Código Fiscal de la Federación.